HABLEMOS DE LA GRACIA

En los nuevos cielo y tierra, Ramón Cristo (Isaías 53:10)


C:\Users\RAMON URBAEZ\Documents\MREG 1\RamonAguila.png

Ramón      Ramón

Urbáez       Cristo

1a Corintios 15:49

SOBREEDIFICANDO SOBRE
EL FUNDAMENTO CRISTO

"El conocimiento de la Verdad desvanece la oscuridad de la ignorancia, por eso la luz resplandece en los nuevos cielo y tierra."

Ramón Urbáez

Epoikodomeî epì tòn themélion Iesoûs Khristós

Ramón Urbáez ̴ P.O. Box 140452 ̴ Arecibo, PR 00612 ̴ Teléfono (787) 466-1783

Website: www.evangeliodelagracia.org Email: evangeliodelagracia@hotmail.com


 

ASÍ SE CUMPLIÓ LA 2DA. APARICIÓN O VENIDA DE CRISTO

 

Para la porción del estudio de hoy relacionado con la segunda venida o aparición de Cristo en el año 70, empezaremos leyendo en la biografía de Jesús en los días de su carne, conforme a lo escrito en el libro según Mateo 24:37-40 que dice: 34 De cierto os digo que de ningún modo pasará la generación esta hasta que todo esto suceda. 35 El cielo y la tierra pasarán, mas las palabras de mí de ningún modo pasarán. 36 Mas acerca del día y hora aquel nadie sabe, ni los ángeles de los cielos ni el Hijo, sino el sólo el Padre.  37 Porque así como en  los días de Noé, así será la venida (en griego “ parousía” que significa literalmente “la presencia”) del Hijo del Hombre. 38 Porque como en los días aquellos, los de antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no conocieron hasta que vino el diluvio y se llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. 40 Entonces estarán dos en el campo, el uno es tomado, y uno es dejado; 41 dos moliendo en el molino, una es tomada y una es dejada. 42 Velad, pues, ya que no conocéis en cuál día el Señor de vosotros viene.

 

La cristiandad tradicional está dividida en dos grupos  principales en cuanto a la segunda venida de Cristo. El primer grupo conocido como “futuristas” porque enseñan los acontecimientos escatológicos todavía en el futuro. A ese grupo pertenecen la gran mayoría de las congregaciones cristianas tradicionales, los cuales enseñan que lo que acabo de citar del libro según Mateo 24:40 se refiere a un "rapto secreto". Conforme a sus reglas de interpretación los que son tomados son los más santos, porque ayunan, van a todos los cultos, dan diezmos y ofrendas, practican la llamada santa cena, imponen manos, practican bautismos, oran muchos desde la madrugada, hablan supuestamente en lenguas y una serie de otras cosas más, serán tomados o se van en el llamado “rapto secreto”, lo cual es paradójico, porque si supuestamente se desaparecerán millones de religiosos, no es algo secreto. En cambio, los que son fríos, que son los menos santos, así como los que no creen, serán dejados para sufrir una gran tribulación.

 

Pero encendamos o alumbremos con la luz de la lámpara de la revelación de los misterios y veremos que en ningún momento ese versículo citado del libro según Mateo al principio de este estudio ni remotamente habla de un "rapto secreto", sino que habla de la “venida o presencia” del “uioû toû anthrópou” que es traducido el “Hijo del Hombre” en juicio sobre esa generación que caminaba en la tierra de la nación del Israel natural de esos días de Jesús.

 

Observa que el verso 37 dice: Porque así como los días de Noé, así será la venida “o la presenciadel Hijo del Hombre. Esto significa, que cuando la segunda "parusía" del Señor estaba por ocurrir al final de aquella generación, lo cual sucedió en el año 70 o casi comienzo de fechar nuestra era, nos declara el verso 34 De cierto os digo que de ningún modo pasará la generación esta hasta que todo esto suceda. Con esto Jesús les está revelando a sus apóstoles y discípulos a qué generación se refería. Les reveló que el comportamiento o actitud de esa generación en Israel en los días antes de su segunda venida o aparición, sería como la de aquellos de los días de Noé.

 

Ahora te pido que con toda honestidad y sin ningún apasionamiento religioso te preguntes: ¿Qué cosa ocurrió con aquella gente en los días de Noé? Pues mira bendecido, la respuesta es bien sencilla y te la proporciona el mismo Jesús en el verso 38 para que no te rompas la cabeza tratando de inventar una respuesta. El verso 38 de la lectura sugerida al principio del estudio dice: Porque como en los días aquellos, los de antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no conocieron hasta que vino el diluvio y se llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Fíjate bien bendecido, el comportamiento de la gente en los días de Noé fue exactamente el mismo hasta el día que Noé entró en el arca. Es todo lo contrario a lo que te han enseñado por muchos años erróneamente diciéndote que supuestamente ocurrirá un período de siete años por no entender de quien habla la profecía de las 70 semanas que le fue dada al profeta Daniel (ver capítulo 9 del libro del profeta Daniel) a profetizar, de lo cual he hablado en otro estudio sobre ese tema.

 

Pero vayamos al libro de Génesis para corroborar cual fue el comportamiento de la gente en los días de Noé. Nos es informado por la porción del libro de Génesis 6:13-17 lo siguiente: 13 Entonces Dios dijo a Noé: He decidido poner fin a toda carne, porque la tierra está llena de violencia por causa de ellos; y he aquí, voy a destruirlos juntamente con la tierra. 14 Hazte un arca de madera de gofer; harás el arca con compartimientos, y la calafatearás por dentro y por fuera con brea. 15 Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura y de treinta codos su altura. 16 Harás una ventana en el arca y la terminarás a un codo del techo, y pondrás la puerta del arca en su costado; la harás con piso bajo, segundo y tercero. 17  Y he aquí, yo traeré un diluvio sobre la tierra, para destruir toda carne en que hay aliento de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra perecerá.

 

Entonces, ¿qué significa comparar todo esto que Dios decidió con la comparación de Jesús? Significa, que de acuerdo a lo enseñado por Jesús en los días de su carne, la gente de los días de Noé, estaba envanecida y seducida por el afán diario existencial de la comida, la bebida y el casamiento, en pocas palabras, estaba totalmente entretenida en lo cotidiano de la vida como si eso fuera la realidad final. Conforme a este comportamiento generalizado por esa generación de los días de Noé, ninguno de ellos se dio cuenta que venía un juicio sobre ellos. Es jocoso escuchar a los amados de la cristiandad tradicional decir que Noé les estuvo predicando a ellos sobre ese juicio por 120 años, lo cual conforme a lo informado por el libro de Génesis es falso por todos sus ángulos. Pero conforme a lo informado por la lectura del libro de Génesis que acabamos de leer, les pregunto: ¿Cuándo o en qué momento reaccionó la gente sobre ese juicio? Pues el mismo día cuando llegó ese juicio, por eso los tomó de sorpresa y se los llevó a todos. De la misma manera sucedió con la gente de Israel de los días de Jesús, cuando la segunda "parusía" de Cristo estaba por ocurrir, la gente de Israel de esa generación entre los años 30 y 70 estaban entretenidos con los mismos asuntos de la vida que practicaban en aquellos últimos días del pacto de Moisés, llamado también los viejos cielo y tierra, y no se dieron cuenta hasta que el juicio de Dios vino sobre ellos y fueron destruidos.

 

De hecho, Jesús les dijo a ellos una parábola, que pinta ese cuadro exactamente, pues es la invitación del Rey a un banquete de bodas de su Hijo o cabeza del cuerpo que es la mujer o Iglesia, una forma alegórica de llamar la inauguración de su Reino, donde la cabeza Cristo se unió a su cuerpo o Iglesia, la cual se encuentra registrada en el libro según Mateo 22:1-14 que dice:

1 Y tomando de nuevo  la palabra Jesús, les dijo en parábolas, diciendo: 2 Fue hecho semejante el reino de los cielos a un hombre rey, el cual hizo banquete de bodas para el hijo de él. 3 Y envió los siervos de él a llamar a los que habían sido invitados al banquete de bodas, y no querían venir. 4 De nuevo envió otros siervos, diciendo: Decid a los que han sido invitados: He aquí que el banquete de mí he preparado, los novillos de mí y habiendo sido sacrificadas las reses cebadas, y todo aparejado; venid al banquete de bodas. 5 Mas ellos, no haciendo caso, se fueron, el uno a su propio campo, el otro al negocio de él; 6 y los restantes echando mano de los siervos de él, les insultaron y mataron. 7 Entonces el rey se enfureció, y enviando los ejércitos de él, destruyó a los asesinos aquellos y la ciudad de ellos incendió. 8 Entonces dice a los siervos de él: Es cierto que la boda está preparada, mas los que habían sido invitados no eran dignos; 9 id, pues, a las encrucijadas de los caminos, y a cuantos encontréis llamad al banquete de bodas. 10 Y habiendo salido los siervos aquellos a los caminos reunieron a todos los que encontraron, tanto malos como buenos; y se llenó el salón de bodas de comensales (en griego la palabra “anakeiménon” que significa literalmente “reclinados” a la mesa) 11 Mas cuando entró el rey a ver a los reclinados (a la mesa), vio allí a un hombre que no se había vestido el traje de boda. 12 Y le dice: Compañero, ¿cómo entraste acá no teniendo traje de boda? Más él fue silenciado. 13 entonces el rey dijo a los sirvientes: Después de atar de él pies y manos expulsadle a la oscuridad de afuera; allí será el llanto y el crujir de los dientes. 14 Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.

 

Si se fijan en lo citado, he subrayado en verso 3 que esos primeros invitados no quisieron ir a la invitación. En el verso 5 dice que se fueron a su propio campo o negocio, pero sobre todo que mataron a los siervos o los profetas que le fueron enviados. Eso es lo que nos revela el apóstol Pablo en la carta a los Romanos 10:21 cuando dice: 21 Más de Israel dice: todo el día extendí las manos de mí hacia un pueblo desobediente y contradictor. Fíjense además, que Jesús les había ordenado a sus primeros discípulos y apóstoles no ir por camino de gentiles, como informa el libro según Mateo 10:5-7 cuando declara: 5 A estos doce envió Jesús encargándoles, diciendo: A un camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis; 6 sino marchad más bien a las ovejas, las perdidas de la casa de Israel. 7 Y mientras marcháis, proclamad diciendo: Se ha acercado el reino de los cielos. Si se fijan por la cita del libro según Mateo que acabamos de leer, a los primeros siervos liderados por el apóstol de la circuncisión Pedro, no se los mandó a buscar o invitar a los que estaban por los caminos, sino a los de las casa de Israel, quienes no recibieron al enviado, como informa el discípulo amado Lázaro, cuyo libro es llamado por error Juan 1:11 cuando dice: 11 A lo suyo (su negocio o propósito) vino, y los suyos (el pueblo de Israel) a él no recibieron. Pero como revela el apóstol Pablo a los invitados del camino en la carta a los Romanos 8:9 Mas vosotros no estáis en carne, (o sin ropa de boda, la vieja creación o creación terrenal) sino en Espíritu, (o ropa de boda, la nueva creación en Cristo, ver carta a los Efesios 4:24) supuesto que Espíritu de Dios habita en vosotros. Más si alguno Espíritu de Cristo no tiene, éste no es de él, ese es el encontrado dentro sin ropa o vestido de boda, el que no tiene el vestido o imagen del Espíritu.

 

El trabajo de ir por los caminos o a los gentiles, según la parábola dicha por Jesús, fue el trabajo del segundo grupo de siervos liderados por el apóstol de la incircuncisión o de la gracia que fue Pablo, quien fue enviado a traer a la fiesta a los gentiles junto al remanente de  israelita en medio de los gentiles, como informa el apóstol Pablo en la carta a los Gálatas 2:8-9 y con los cuales formó el nuevo Israel, el Israel espiritual.

 

Antes de seguir con el tema del estudio permítanme aclarar algo sobre el error generacional de decir que Noé predico a esa generación por 120 años. Primero nos informa el libro de Génesis 6:9-13 Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. 10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. 11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. 12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. 13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. Como podemos observar de la porción leída, Dios había encontrado justo solamente a Noé en sus generaciones vivida. Cerca del año 600 de Noé cuando ocurrió el diluvio, Dios había decidido el fin de todo ser y sobre todo, no le dio ninguna instrucción a Noé para predicar o informar a nadie sobre ese juicio como tiene acostumbrada toda la cristiandad tradicional a enseñar, por lo que esa generación que experimentó ese juicio, no conoció el día cuando el diluvio llegó.

 

Lo segundo es el dato importante que informa Génesis 5:32 que dice: Y siendo Noé de quinientos años, engendró a Sem, a Cam y a Jafet. Esto significa, que cuando Dios decidió ponerle fin a esa generación por medio de un diluvio, cuando se lo dijo a Noé, él tenía más de quinientos años de edad, ya que cuando le informaron del diluvio, cada uno de sus tres hijos, ya tenía mujer, y el día que empezó el diluvio, Noé era de seiscientos años como informa el libro de Génesis 7:11. Esto significa que no habían transcurrido quizás cincuenta años entre la notificación para que preparara el arca y el día que comenzó el diluvio. De Hecho, por el dato de Génesis 11:10 sabemos que Sem era de cien años de edad cuando ocurrió el diluvio, y si ya tenía mujer aunque no hijos cuando le fue dada la noticia a su padre, no hay forma de que esa noticia le fue dada a Noé ciento veinte años antes de ocurrir el diluvio. Así que ni Noé le predicó salvación del juicio inminente a nadie y mucho menos lo hizo por ciento veinte años, como incorrectamente enseña la cristiandad tradicional.

 

Si se fijan en la cita de Génesis 6:13 antes mencionada, Dios había decidido ponerle fin a la generación que existía en los días del año seiscientos de Noé, porque se habían corrompido. Pero Dios le advirtió solamente a Noé lo que había de acontecer y lo previno solamente a él y a su familia directa, compuesta de su mujer, sus tres hijos y sus respectivas mujeres, para que salvaran sus vidas en término de existencia no de salvación espiritual. Finalmente el día del diluvio llegó, pero como habían sido prevenidos por Dios, Noé y sus familiares salvaron su existencia terrenal en la barca que Dios le ordenó construir, porque Noé escuchó e hizo caso  a las recomendaciones que Dios le dio. De igual manera Jesús les dio instrucciones a sus apóstoles y discípulos y sucedió lo mismo, los que le obedecieron salvaron su existencia, se salvaron de ser muertos en la destrucción de Jerusalén. En el juicio del diluvio, hubo unos que fueron dejados y otros que fueron tomados, de igual manera sucedió en los días de esa generación a quien Jesús le profetizó ese juicio. En el caso del juicio del diluvio de agua exactamente ocho personas fueron dejadas (la familia completa de Noé), y el resto fue tomado por el diluvio para destrucción. Y pregunto: ¿Por qué el resto fue destruido por el diluvio? Porque según Mateo 24:39 Jesús nos da la respuesta, porque no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. Ocho salvados como corresponde al significado del número ocho, que significa "comienzo de un nuevo ciclo, orden, etc."

 

¿Puedes apreciar ahora el por qué de la comparación que hizo Jesús de la generación de sus días con la generación de los días de Noé que sufrió el juicio del diluvio? Antes del evento del diluvio, Dios apercibió a Noé del juicio del diluvio a ocurrir; de igual manera, el Señor Jesús apercibió a sus apóstoles y discípulos antes de su segunda aparición sin relación con el pecado, porque su primera aparición fue en carne y sangre para reconciliarnos con Dios; pero su segunda aparición fue sin relación con el pecado o ponerle fin a la ley, porque como nos revela el apóstol Pablo en la 1ra carta a los Corintios 15:56 la ley era el poder del pecado, por lo que también revela el apóstol Pablo en la carta a los Romanos 7:8 sin la ley el pecado está muerto o separado. Pues de acuerdo al capítulo 24 del libro según Mateo, Jesús dio instrucciones específicas a sus apóstoles y discípulos para que supieran lo que debían hacer a cada señal que ellos observaran. Por ejemplo de acuerdo a la cita 24:15 les dio la señal de la "abominación de la desolación dicha por medio de Daniel el profeta estando en pie en lugar santo". El "lugar santo", en griego “tópo agío” se refería al templo en Jerusalén, siendo la abominación desoladora los ejércitos de Roma que rodearon la ciudad y el templo y finalmente destruyeron ambas cosas. En la cita 24:16 Jesús les dio instrucciones de que hacer cuando vieran llegar desde lejos los ejércitos de Roma en dirección a la ciudad de Jerusalén cuando les dijo: Entonces, los que estén en Judea, huyan a las montañas. Y continuó instruyéndolos Jesús de acuerdo a los  versos  siguientes como sigue: 17 El que (esté) sobre la azotea, no baje a sacar las cosas procedentes de la casa de él, 18 y el que (esté) en el campo no vuelva atrás a llevar la capa de él. Esas instrucciones no fueron dadas para una generación dos mil años más tarde, sino que fueron dadas para esos apóstoles y discípulos del ministerio de la circuncisión que estaba en Jerusalén en esos días finales de la ley o antiguo pacto que había llegado a su fin.

 

De acuerdo a la cita 24:19 Jesús también apercibió a las mujeres que le seguían y que en aquellos días moraban en Jerusalén, cuando les dijo: 19 Y ¡ay de las que estén preñadas y de las que estén amamantando en aquellos días! Eso lo dijo por el juicio profético ya dado por Moisés y que registra el libro de Deuteronomio 28: 49-6 de lo cual te cito varias porciones. Leamos:

 

49 El Señor levantará contra ti una nación de lejos, desde el extremo de la tierra, que descenderá rauda como águila, una nación cuya lengua no entenderás, (esta descripción con el emblema de nación es bien claro para identificarla: Roma) 50 una nación de rostro fiero que no tendrá compasión del niño. Una descripción exacta del comportamiento de las legiones romanas cuando asolaban a otra nación… 52 Y esa nación te pondrá sitio en todas tus ciudades, hasta que tus muros altos y fortificados en los cuales tú confiabas caigan por toda tu tierra; y te sitiará en todas tus ciudades, por toda la tierra que el Señor tu Dios te ha dado. Una descripción exacta a lo que Jesús les dijo les harían, por lo que los mandó a salir de las ciudades de Israel e irse a las montañas. 53 Entonces comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que el Señor tu Dios te ha dado, en el asedio y en la angustia con que tu enemigo te oprimirá. Aprecias ahora lo porque dijo Jesús ¡ay de las que estén preñadas y de las que estén amamantando en aquellos días! Y continúa el juicio de Moisés diciendo: 54 El hombre que es tierno y muy delicado en medio de ti, será hostil hacia su hermano, hacia la mujer que ama y hacia el resto de sus hijos que le queden, 55 y no dará a ninguno de ellos nada de la carne de sus hijos que se comerá, ya que no le quedará nada en el asedio y en la angustia con que tu enemigo te oprimirá en todas tus ciudades. 56 La mujer tierna y delicada en medio tuyo, que no osaría poner la planta de su pie en tierra por ser delicada y tierna, será hostil hacia el esposo que ama, también hacia su hijo, hacia su hija, 57 hacia la placenta que salga de su seno y hacia los hijos que dé a luz; porque se los comerá en secreto por falta de otra cosa, en el asedio y en la angustia con que tu enemigo te oprimirá en tus ciudades. La maldición de juicio de Moisés continúa inclusive diciendo como sería su destrucción y que serían esparcidos por todas las naciones de la tierra y lo que les acontecería. Puedes ahora apreciar, porque Jesús, conforme registra Lázaro, el discípulo amado, en su libro llamado por error Juan 5:45-47 les dijo a los judíos: 45 No penséis que yo os acusaré ante el Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien vosotros habéis esperado. 46 Porque si creyeseis a Moisés, creeríais a mí; porque sobre mí él escribió. 47 Pero si a los escritos de él no creéis, ¿cómo creeréis a las palabras mías?

 

Conforme a la cita del libro según Mateo 24:20 Jesús les dijo a sus apóstoles y discípulos también: Y orad para que no suceda la huida de vosotros de invierno ni sábado.  Sería sin sentido que Jesús les dijera que oraran para la huida de ellos no ocurriera en invierno o en un día de reposo y que eso fuera para una generación dos mil años luego que nada tendría que ver con ellos. Invierno sabemos el problema de movilidad grande que tendrían, sábado por causa de los legalistas y sus muchas reglas para ese día. Ahora, al llegar a este punto es necesario hacer un pequeño paréntesis y preguntarnos ¿Por qué les hizo Jesús todas estas instrucciones tan específicas? La respuesta la da el mismo Jesús en el verso 21 cuando les dice: 21 Porque habrá entonces tribulación grande, ("tribulación grande" es la expresión griega “thlîpsis megále” ) cual no ha sucedido desde el principio del mundo hasta ni jamás sucederá. La expresión tribulación grande o grande tribulación, nos lleva inexorablemente a la cita del profeta Daniel 12:1-3 que dice: En aquel tiempo (el del fin de la ley profetizado por el Mesías príncipe cuando se manifestara en medio de Israel) se levantará Miguel, (el nombre miguel significa precisamente “El Hijo que es como Dios”) el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo (aprecias porque Jesús dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel, ver libro según Mateo 15:24) será un tiempo de angustia (lo mismo que “gran tribulación”) cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro. 2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno. 3 Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por siempre jamás. El profeta Daniel preguntó cuando serían esas cosas, y le fue contestado de acuerdo a o que registran los versos 9 y 10 lo siguiente: 9 Y él respondió: Anda Daniel, porque estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin (no "fin del tiempo" como ha enseñado todo el sistema religioso, pues son dos cosas distintas). 10 Muchos serán purificados, emblanquecidos y refinados; los impíos procederán impíamente, y ninguno comprenderá, pero los entendidos comprenderán.

 

Hablando sobre esto mismo, veamos como informa el doctor Lucas lo que dijo Jesús leyendo en el libro según Lucas 21:22-24 Porque éstos son días de venganza para que se cumpla todo lo escrito. 23 ¡Ay de las mujeres preñadas y de las que dan a mamar en los días aquellos! Porque vendrá necesidad grande sobre la tierra y cólera al pueblo este, 24 y caerán al filo de la espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por gentiles, hasta que se cumplan tiempos de los gentiles. La realidad es que el que no siguió las instrucciones dadas por Jesús y no huyó a los montes, pereció bajo el filo de la espada romana. El que fue capturado vivo por los romanos fue llevado cautivo a cualquiera de las naciones bajo el dominio del imperio romano. Sí amados, "Jerusalén sería pisoteada por los gentiles y lo fue tal y como fue profetizado, porque cuando ocurrió el fin de la ley se cumplió el tiempo de los gentiles, porque desde ese momento en adelante, tal como revela el apóstol Pablo en la carta a los Gálatas 3:28 ya "no hay judío ni gentiles...", por eso en esa misma carta de Gálatas 6:15-16 revela: Porque ni la circuncisión (los judíos) es algo ni la incircuncisión, sino una nueva creación. 16 Y cuantos con la norma esta avanzarán unidos, paz sobre ellos y misericordia, es decir, sobre el Israel de Dios. El Israel de Dios es la nueva nación de los nuevos cielo y tierra, cuya Jerusalén de arriba, ya está manifiesta en ese nuevo orden.

 

Pero de todos los israelitas que escaparon de la vieja Jerusalén, de la Jerusalén de abajo, como les ordenó Jesús, no solamente salvaron sus vidas un par de años antes del fin del pacto de la ley añadida en Moisés, por haber obedecido las palabras de su Señor; sino que cuando llegó el fin de la vieja Jerusalén, de toda Judea y de su templo centro del sistema religioso judío, fueron arrebatados el día de la destrucción final de la ciudad de Jerusalén y su templo de piedras levantado a mano, como le había sido prometido. Por eso no tenemos ninguna información desde el año 70 en adelante de ninguno de esos amados.

 

Jesús, también les dio una clave para que supieran qué debían hacer cuando vieran sucediendo las distintas cosas que él les dijo, conforme registra el libro de Lucas 21: 28-36 que dice: Cuando estén comenzando estas cosas comenzaran a suceder, erguíos y levantad las cabezas vuestras, porque llega la liberación completa (la palabra griega “apolútrosis”) vuestra. 29 Y dijo una parábola a ellos: Ved la higuera y todos los árboles; 30 cuando brotan hojas ya viendo por vosotros mismos conocéis que ya cercano está el verano. 31 Así también vosotros, cuando viereis estas cosas realizarse, sabed que cerca está el reino de Dios. 32 En verdad digo a vosotros, que de ningún modo pasará la generación esta hasta que todas las cosas sucedan. 33 el cielo y la tierra pasarán, empero las palabras mías de ningún modo pasarán. 34 Estad alerta, empero (o sin embargo) por vosotros mismos, no sea que se emboten los corazones de vosotros en crápula (o libertinaje) y borrachera y ansiedades de la vida, y venga sobre vosotros repentino el día aquel 35 como lazo; porque sobrevendrá sobre todos los habitantes sobre haz de toda la tierra. (Refiriéndose a la tierra de Israel, usando la palabra griega “gês” no la palabra "kosmos") 36 Velad, pues, rogando en todo tiempo que tengáis completa fuerza para escapar de todas estas las cosas que van a suceder, y manteneros en pie delante del Hijo del Hombre.

 

Bendecidos, observen el paralelo entre la venida del diluvio en los días de Noé, evento usado por Jesús como comparación a la segunda aparición o venida de Cristo sin relación con el pecado, ocurrida en aquella generación que vivió entre el año 30 y el 70 de esta era en que vivimos. De la misma manera que Noé con su familia escapó del juicio anunciado para destruir la generación en que vivía, al creerle a Dios de lo que le apercibió, el juicio del diluvio contra esa generación; de igual manera, los apóstoles, discípulos directos de Jesús y demás creyentes en Cristo, tanto de origen judío como gentil que vivían en Israel en esos días y que creyeron después de la resurrección de Jesús, y creyeron lo profetizado y recomendado a hacer por Jesús, escaparon de la ira derramada sobre todo Israel en el año 70.

 

A ese respecto les invito a que leamos dos porciones  de lo revelado por el apóstol Pablo. La primera porción la encontramos en la 1ra carta a los Tesalonicenses 1:10 que dice: Y esperar anhelantes al Hijo de él procedente de los cielos, al que levantó procedente de los muertos, a Jesús, que nos libra de la ira venidera.

 

La segunda porción se encuentra en la 2da carta a los Tesalonicenses 1:4-11 y dice de la siguiente manera: 4 De tal modo que nosotros mismos en vosotros nos jactamos en las iglesias de Dios por la paciencia de vosotros y fe en todas las  persecuciones de vosotros y en las aflicciones que soportáis, 5 clara señal del justo juicio de Dios para que seáis tenidos por dignos vosotros del reino de Dios, en pro del cual ciertamente padecéis, 6 puesto que es justo delante de Dios retribuir a los que os afligen con aflicción, 7 y a vosotros los que sois atribulados con reposo en la revelación (la palabra griega “apokalúpsei”) del Señor Jesús desde el cielo con ángeles del poder de él, 8 en fuego de llama, dando plena venganza a los que no conocen a Dios y a los que no obedecen al evangelio del Señor de nosotros Jesús, 9 los cuales como pena pagarán una destrucción eterna lejos del rostro del señor y lejos de la gloria de la fuerza de él, 10 que venga cuando quiera a ser glorificado en los santos de él y ser admirado en todos los que creyeron, pues fue creído el testimonio de nosotros a vosotros, en el día aquel. 11 Para lo cual ciertamente oramos siempre acerca de vosotros, para que os tenga por dignos del llamamiento el Dios de nosotros y cumpla todo buen deseo de bondad y obra de fe en poder.

 

Como declara la lectura anterior fue juicio de venganza tal y como Jesús les dijo a fariseos y escribas, vengaría las tribulaciones de todos los santos desde la sangre de Abel hasta la sangre de todos los que Jesús les iba a enviar. Como pueden observar de la comparación hecha por Jesús, Noé escapó del juicio refugiándose en el arca tal y como le fue ordenado por Dios; los creyentes a Jesús, escaparon del filo de la espada y el fuego de los ejércitos de Roma, de la gran aflicción o gran tribulación, del cautiverio y de la ira grande profetizada, refugiándose en los montes y saliendo de las ciudades de Israel que fueron asoladas en gran manera por las legiones romanas. Observen bendecidos, cuando vino el juicio del diluvio de agua, Noé ya había entrado en el arca.  Eso significa, que Noé y su familia fueron dejados fuera del juicio y salvaron sus vidas, porque le creyó a Dios y escapó en el arca que Dios le mandó a preparar. Por el otro lado, como los impíos de la generación de los días Noé en la carne, no conocieron o no sabían nada de lo qué y por qué hacía Noé, hasta que él entró en el arca, por eso cuando vino el diluvio se los llevó a todos.  ¿A qué todos se llevó el diluvio? A todos los que no estaban dentro del arca. Pues todos esos fueron tomados por el juicio del diluvio de agua murieron.

 

Todo esto significa mis amados, que los predicadores de la cristiandad tradicional que han estado predicando sobre un supuesto "rapto secreto" del cual no hablan las Escritura, han dado al pueblo niño en el conocimiento de Cristo, una falsa enseñanza, dándole una falsa esperanza e infundiéndoles miedo de algo no enseñado por las Escrituras. El contexto de lo enseñado en la porción que leímos anteriormente del libro según Mateo 24:40, no habla de un supuesto "rapto secreto", sino todo lo contrario, habla del juicio sobre las vasijas que fueron preparadas para la ira sobre el Israel de abajo o bajo esclavitud. Ese juicio fue la separación de las ovejas de las cabras, que en forma alegórica profetizó Jesús; que de la misma manera que el diluvio de agua de los días de Noé hizo una definitiva separación entre el pequeño remanente dentro del arca, remanente que fue "dejado para vida”, en contraste, con los de afuera del arca, que fueron "tomados para destrucción y muerte”.

 

Así sucedió al final de los días de la generación que vivió Jesús, vino el juicio anunciado que incluía la "gran tribulación" que ocurriría justo antes de la segunda aparición o venida del Hijo del Hombre, y se llevó a todos en Jerusalén, porque no conocían las instrucciones dada por Jesús. En cambio, los discípulos de Jesús fueron "dejados para vida", porque no fueron tomados de sorpresa por ese juicio sobre Jerusalén. Huyeron de Jerusalén y de toda Judea, porque actuaron conforme a las instrucciones específicas que les dio su Señor y Maestro Jesús.

 

Terminaré este estudio con las palabras a este respecto escritas por el apóstol y profeta del ministerio de la circuncisión Pedro, sobre ese viejo mundo, sobre esos viejos cielo y tierra de los días postreros de la ley de Moisés, que pasaron con estruendo consumidos por el fuego, tal y como declara el apóstol de la circuncisión Pedro, en su 2da carta de Pedro 3:5- que dice: 5 Porque deseando esto les está oculto, que los cielos y la tierra de antiguo existían procedente del agua y habiendo adquirido consistencia mediante agua por la palabra de Dios, 6 mediante las cuales cosas el mundo de entonces pereció inundado por agua; 7 y los cielos y la tierra de ahora habiendo sido atesorados por la misma palabra están reservados para fuego para el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Cuando Pedro escribió esas palabras eso estaba casi para suceder, pero para nosotros los que vivimos en el año 2010, eso es algo del pasado, porque vivimos en cielo y tierra nueva o el nuevo pacto de la gracia eterna de Cristo.

 

Este es la realidad del significado de los “dejados y tomados” que menciona Jesús y registra el libro según Mateo 24:37-40. Así, se cumplió la segunda aparición o venida de Cristo sin relación con el pecado para su pueblo que lo esperó y vio su cumplimiento en esa última generación cuando la ley llegó a su fin, cuando Dios hizo juicio sobre las vasijas preparadas para ira y destrucción que rechazaron al Cristo cuando se manifestó en carne y sangre para reconciliar todas las cosas. Ese día se cumplió al 100% la reconciliación de los que estaban debajo de la tierra, lo que significa, los que vivieron en esperanza desde Eva hasta la manifestación de Cristo en Jesús; a los que estaban sobre la tierra, que significa, los que vivieron desde la manifestación del Cristo en Jesús hasta el año 70 cuando se cumplieron todas las cosas; y finalmente a los que estaban en el cielo, que significa, los que hemos venido después de cumplidas todas las cosas por Cristo en Jesús, TODOS, los escogidos y justificados de los tres grupos, fuimos reconciliados en un solo cuerpo: JESÚS CRISTO. Por eso es que ahora todos doblamos nuestras rodillas y declaramos su gloria por toda la eternidad, como nos revela que sucedería, el apóstol Pablo en la carta a los Filipenses 2:5-11.

 

 

¡ABBA Cristo!

 

 

MINISTERIO RECONCILIACIÓN EVANGELIO DE LA GRACIA - (MREG)

 

  P.O. BOX 140452 

 ARECIBO, PR 00614-0452 [TEL. (787) 466-1783]

 evangeliodelagracia@hotmail.com