CONTESTACIÓN A ABNER SOBRE HEBREOS 10:14 - PARTE 2


Sobreedificando sobre el fundamento Cristo


Gracia y Paz de parte de nuestro Dios y Señor Jesús Cristo. Hermano Abner, te saludo con el saludo con el cual siempre Pablo, nuestro apóstol, saluda a las congregaciones a las que se dirige.

            En mi comunicación anterior te dije que nuestro Espíritu nunca ha sido perfeccionado porque cuando fuimos destituidos de la gloria de Dios en que estábamos, por venir a participar de carne y sangre por causa del propósito de nuestro Padre Eterno Jesús Cristo a quien sea la gloria y la alabanza, nuestro Espíritu quedó guardado en él, en Cristo, como vimos de la cita de Job 10:12y de la revelación del apóstol Pablo registrada en Colosenses 3:3.

            En la cruz, por medio de su tabernáculo de carne Jesús, en quien fuimos circuncidados en el cuerpo de Cristo, Colosenses 2:11. Jesús fue el tabernáculo de carne y sangre o imagen terrenal de Cristo, que es y siempre será Espíritu, Hebreos 2:14. Cristo nos reconcilió consigo mismo de nuevo porque fuimos sacados del primer Adán que era solamente un alma viviente, 1 a los Corintios 15:45. Es decir, participamos de carne y sangre en el primer Adán, para ser de nuevo colocados en Cristo el segundo Adán que es un Espíritu vivificante, 1 a los Corintios 15:45.

            Recuerda bendecido, aún Moisés te enseña en Deuteronomio 10:17 Porque el Señor vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de Señores. El Salmos 82:6 te amplía lo anterior cuando dice: Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo; pero como hombres moriréis, y como cualquiera de los príncipes caeréis. Esto nos es confirmado por el mismo Señor Jesús Cristo en los días de su carne conforme registrado en la biografía de Jesús según Lázaro, el discípulo amado, cuyo libro es llamado por error Juan 10:34.

            Nosotros somos dioses o cuerpo de Cristo que vinimos a participar de carne y sangre en el primer Adán; es decir fuimos hechos hombres, y por eso morimos espiritualmente, fuimos apartados de Dios. Todo el sistema religioso ha interpretado la muerte de la que habla las Escrituras como si fuera lo que ellos llaman la muerte del cuerpo físico. Pero de la muerte que siempre habla las Escrituras es de la muerte espiritual o separación del Espíritu de Dios que sufrimos en Adán.

Por eso el Padre Eterno se manifestó en carne y sangre al igual que nosotros los hijos y nos reconcilió con una sola ofrenda. Cristo nos desvistió de nuevo del primer Adán y nos vistió de nuevo con su Espíritu como era antes de los tiempos de los siglos. En la ofrenda del cuerpo de Cristo, que fue Jesús, los hijos fuimos santificados o apartados para Dios o reconciliados de nuevos con él. Eso es así porque Cristo guardó nuestro Espíritu por su misericordia y su amor en él mismo.

            Pero sobreedifiquemos de nuevo ya que veo que no entendiste completamente lo que te expliqué en el E-mail anterior. Eso significa que tendré que en la mente y paciencia de Cristo ablandar la vianda para que la puedas recibir y digerir.

            Por la forma de la traducción que me citas, me parece que tu versión es la Reina Valera, una traducción que está traducida con la interpretación doctrinal de sus autores. Lo primero es que la palabra que tu Escrituras traduce como “hizo perfectos” en griego “teteleíoken”, está mal traducida y peor aún mal interpretada.

Primero te citaré varios versos donde esa palabra griega con diferentes declinaciones es usada y verás lo que quiero decirte. Luego tomaré la porción de Hebreos 9:23 hasta 10:20 y sobreedificaré sobre lo que Pablo nuestro apóstol te está revelando para que entiendas en que sentido él usa la palabra “teteleíoken” en Hebreos 10:14. Como observarás, subrayé una porción de la palabra griega citada porque es una palabra compuesta, la primera parte sin subrayar “te” corresponde al verbo auxiliar traducido en la Interlineal Griego al Español como “ha”; y la segunda parte “teleíoken” corresponde a la parte traducida “perfeccionado”. Esta palabra griega en su declinación puede traducirse como: finalizado, completado, madurado o perfeccionado, pero refiriéndose a un proceso que llega a su culminación.

Leamos en la biografía de Cristo en los días de su carne según Mateo 24:13-14 que dice: Mas el que haya aguantado hasta el fin, éste será salvado. 14 Y será proclamado este evangelio del reino en toda la tierra habitada para testimonio a las naciones, y entonces vendrá el fin. La palabra traducida al español como “fin” es en griego es  telos, mientras que las palabras traducidas al español como “tierra habitada” es en griego oikonoméni y no “mundo” que se dice en griego kósmon. En este caso Jesús habla del fin que vino sobre Israel natural, cuando echaron fuera de la casa del Padre a la esclava y su hijo, proceso que comenzó con todo lo cumplido por Jesús y se completo por la abolición de la ley por Cristo que es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree para justicia, Romanos 10:4, lo cual se completó en el año 70.

Leamos ahora 1 a los Corintios 13:10 Pero cuando venga lo perfecto, lo que es en parte será abolido. La palabra traducida lo “perfecto” en español es la palabra griega téleion. Pablo nos revela en esa porción que cuando se completara toda la revelación que él estaba recibiendo por porciones, los elementos temporeros de la infancia de la Iglesia como la profecía, la lengua y la ciencia serían abolidas; cosa que ocurrió en el año 70 cuando la profecía se completó, biografía de Jesús según Lucas 18:31 y 21:22, porque todo lo dicho por los profetas llegó ese día a su cumplimiento total. La lengua como señal para los incrédulos de Israel cumplió su propósito, 1 a los Corintios 14:21-22. La ciencia era la enseñanza traída por el ayo para llevarnos a Cristo, Gálatas 3:24. De nuevo lo perfecto era llegar a completar el proceso de la revelación desde su primera revelación de misterios hasta revelarlos todos.

Veamos Efesios 4:13 Hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a un varón maduro a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. La palabra traducida al español como “maduro” es la palabra griega téleion. El apóstol Pablo nos revela que La Iglesia tiene que llegar a una plenitud del conocimiento por medio de la revelación a través de la fe. Fíjate que es un proceso que empezó en la niñez y culmina en la madurez, por dijo lo revelado en 1 a los Corintios 13:11-12.

En Colosenses 1:28-29 nos revela el apóstol Pablo: A quien nosotros anunciamos, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría para presentar a todo hombre perfecto en Cristo 29 para lo cual también trabajo, luchando conforme a la energía de él que actúa en mí con poder. La palabra traducida al español como “perfecto” es la palabra griega téleion de nuevo. Esta palabra de nuevo tiene el mismo uso que la anterior, ser maduro mediante un proceso que empieza en la niñez y culmina cuando se llega a adulto mediante el aprendizaje de la sabiduría predestinada para los santos, para lo cual el apóstol Pablo luchó y trabajó con gran dedicación en los días de su carne.

Esta revelación de Colosenses puede ser complementada con la revelación dada en 1 a los Corintios 14:20, cuando el apóstol Pablo revela en forma de amonestación: Hermanos, no niños os hagáis en las mentalidades, sino en la malicia sed infantiles, pero en la mentalidades maduros haceos. En este caso la palabra traducida al español como “maduro” es la palabra griega téleioi. Es la misma palabra salvo por la terminación de la declinación de acuerdo a las reglas de la gramática del idioma griego, que no es el propósito de esta explicación. Fíjate de nuevo que el apóstol Pablo te compara la infancia versus la madurez, invitando a los creyentes a ser infantiles en la malicia, pero maduros en el conocimiento, proceso que solo se logra por lo que revela en Hebreos 5:12-14 lo siguiente: Porque de cierto debiendo ser maestros en razón del tiempo, de nuevo necesidad tenéis de que os enseñe alguien los rudimentos del principio de los oráculos de Dios, y habéis llegado a ser necesidad teniendo de leche, no de alimento sólido. 13 Porque todo el que participa de leche es inexperto en la palabra de justicia, porque niño es; 14 mas de maduros es el sólido, de los que a causa de la costumbre las facultades ejercitadas tienen para discernimiento tanto del bien como del mal.

El “inexperto” en griego ápeiros es comparado con un “niño“que no tiene conocimiento. El conocimiento implica un proceso que se completa cuando se es “maduro”, que de nuevo es la palabra griega teleíon que se compara con ser un “maestro” en griego didáskaloi. Mientras el niño toma leche, los rudimentos del evangelio o evangelio de la circuncisión enseñado por los once apóstoles llamados por Jesús en los días de su carne; el hombre maduro como alimento sólido o revelación o evangelio de la gracia dado a través de Pablo, único apóstol de Jesús Cristo para el nuevo pacto. De nuevo amado es un proceso que comenzó en la infancia, pero que debe culminar o finalizar o finalizar o completarse o llegar a perfección cuando se alcanza la madurez.

Cuando vamos a la lectura de la porción de Hebreos 9:23-10:20 observaremos el mismo proceso. Los versos 9:23-26 te muestra que a Cristo no le fue necesario padecer o hacer mas de una ofrenda. Mientras el sumo sacerdote de la ley entraba año tras año al Lugar Santísimo en la figura, Cristo lo hizo una sola vez en los Santos, su cuerpo. Mientras que en la ley se ofrecían muchas ofrendas y sacrificios, a Cristo sólo le fue necesario hacer una ofrenda. Si hubiera actuado conforme a la sombra le hubiera sido necesario hacer muchas ofrendas desde el principio o fundación del mundo natural, verso 9:26; pero en la consumación, en griego sunteleía que significa algo que llegó a su fin para siempre, lo que le sucedió a la ley o antiguo pacto delante de Dios como mas adelante el apóstol Pablo nos revela en Hebreos 10:15-18.

Fíjate amado, que Hebreos 9:27 te revela que cuando fuimos destituidos de dioses o Espíritu perfecto a ser hombres en Adán nos fue reservado morir espiritualmente en Adán una sola vez y luego el juicio que nos fue dado en el Cordero de Dios Jesús. Revisa en la biografía de Jesús según Lázaro, el discípulo amado, cuyo libro es llamado por error Juan 5:22, 9:39 y 12:31. Nuestro Espíritu o miembro del cuerpo Dios en Cristo quedó guardado perfecto con Cristo, el Padre Eterno o Dios Todopoderoso. Pues de la misma manera también, Cristo fue ofrecido por nosotros en ofrenda una sola vez y como no hay condenación para los que estamos en Cristo Jesús,  su segunda aparición fue para darnos testimonio de que ya todo había culminado o finalizado, que ya todo estaba completado perfectamente como proceso de reconciliación.

Dios no tenía agrado del rito o proceso de la ley que era un círculo vicioso sin fin porque los sacrificio y ofrendas no podían librar de conciencia de pecado al creyente. Por tanto Dios mismo irrumpió en la historia, pero completó el proceso de la reconciliación perfectamente con una sola ofrenda para siempre, lees también Hebreos 10:10.

Recuerda las palabras de Jesús en la cruz, registrada en su biografía según Lázaro, el discípulo amado, cuyo libro es llamado por error Juan 19:30: Cuando pues, tomó el vinagre, Jesús dijo: ha sido consumado... Esta palabra subrayada es la traducción al español de la palabra griega tetélestai. Recuerda la palabra traducida en Hebreos 10:14 como “ha perfeccionado”, es la misma palabra. Es lo mismo decir que con una sola ofrenda Cristo ha consumado la salvación de los santos para siempre. No le fue necesario mas de una ofrenda para que recibiéramos la herencia de volver a su cuerpo de nuevo a nuestro Espíritu perfecto que estaba guardado en él.

 

Gracia y Paz de Dios nuestro Padre y Señor Jesús Cristo.

 

RETORNAR A LISTA DE ESTUDIOS


 

 

MINISTERIO RECONCILIACIÓN EVANGELIO DE LA GRACIA - (MREG)

 

  P.O. BOX 140452 

 ARECIBO, PR 00614-0452 [TEL. (787) 466-1783]

 evangeliodelagracia@hotmail.com