CONTESTACIÓN A ABNER SOBRE HEBREOS 10:14 - PARTE 1


Sobreedificando sobre el fundamento Cristo


¡Gracia y Paz Abner, de Dios nuestro Padre y Señor Jesús Cristo!

Yo conozco por el Espíritu, por la mente de Cristo en la cual vivo que es muy importante para ti la respuesta a tu pregunta relacionada con Hebreos 10:14. Más, cuando dices en tu mensaje por E-mail que a ti te “enseñaron que esa perfección de la cruz se dio en el Espíritu.”

También dices en tu mensaje: “que Creciendo en Gracia (CEG) también dice que el Señor en la cruz nos hizo perfectos para siempre EL ESPÍRITU.” Esa es solamente una de las razones por la que necesitas conocer la realidad de lo que Pablo, nuestro apóstol del nuevo pacto revela o puso como fundamento, y los que sobreedificamos sobre el fundamento del apóstol explicamos. Es cierto lo que dices amado, conocer la verdad de la revelación te permite conocer la realidad, como revela Pablo nuestro apóstol en 1 a los Corintios 2:12-13.

En los días del apóstol y los hermanos de las primicias todavía veían oscuramente, porque la revelación estaba siendo traída por parte; por espejo que te va mostrando por pedazo todo lo que refleja. Todavía la noche u oscuridad de la ley no había pasado totalmente delante de Dios. Aunque el espejo muestre la figura que refleja completamente por el frente, todavía le es imposible reflejar los lados, la parte de arriba, la parte de abajo y la parte posterior de la figura. Por eso el apóstol te dice a que equivale ver oscuramente o por espejo cuando dice: Ahora  conozco en parte. Cuando el apóstol Pablo le escribió esa revelación a los hermanos de corinto, solamente tenía conocimiento parcial de toda la revelación de los misterios.

Cuando te revela: mas entonces veremos cara a cara, significa lo que sucede ahora con los que sobreedificamos correctamente sobre el fundamento que es lo mismo que la parte final del verso: pero entonces conoceré como fui conocido. Ahora por medio de la revelación de Pablo, el único apóstol del nuevo pacto podemos conocer verdaderamente quienes somos, de donde venimos, que hacemos aquí en este planeta y lo que significa la obra de Cristo en nosotros.

Según el apóstol Pablo le fue escribiendo a las diferentes congregaciones de las primicias, fue dándoles porción por porción o pedazo del espejo por pedazo, la revelación. Nos toca a nosotros los sobreedificadores colocar cada pedazo de los espejos en el lugar que le corresponde, como al armar completamente un rompecabezas, que al terminarlo, muestra todos los lados de la revelación y entonces podemos conocer como fuimos conocidos.

Todo lo que te expliqué en mi mensaje electrónico anterior tiene como propósito explicarte a la luz del ayo todo lo que sucedió hasta cumplirse todas las cosas. Fue para explicarte que todo lo sucedido en la realidad fue el cumplimiento de todo lo que anunciaba la ley y los profetas, como figura o tipo de las cosas verdaderas.

Como correctamente citas parcialmente del hermano y profeta Job, quien nos enseña en el capítulo 10 del libro que lleva su nombre, en el verso 1 Job dice que hablaría con amargura de su alma. Job hablaba desde su naturaleza carne, desde la naturaleza del primer Adán que era solamente un alma viviente delante de Dios, 1 a los Corintios 15:45, antes de que el Señor completara todo lo que ordenó de antemano para su gloria. El mismo verso de 1 a los Corintios 15:45 también te revela que el segundo Adán es un Espíritu de vida. Así que Job estaba hablando por figura.

En el verso 6 de Job 10 en una de sus preguntas a Dios le dice al Señor ¿... para que inquieras mi iniquidad y busques mi pecado, aunque tu sabes que no soy impío, y que no hay quien de tu mano me libre? En Job 10:9 pasa a describir mas adelante su participación en la creación en el primer Adán, primero como barro o como polvo a lo que había de volver esa naturaleza.

Salomón, profetizando de lo que sucedería al hombre natural, compara la vida natural del hombre y la de una bestia cuando dice en Eclesiastés 3:20 Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá (en tiempo futuro en los días de Salomón) al mismo polvo. De nuevo profetiza Salomón en Eclesiastés 12:7 y el polvo vuelva (en tiempo futuro de nuevo, si hubiera estado hablando de la muerte del cuerpo físico sería sin sentido decir esas palabras en ambos casos) a la tierra, como era, el Espíritu vuelva a Dios que lo dio. Si Salomón hubiera estado hablando de la muerte física que le acontecía al hombre, hubiera dicho: el polvo vuelve al polvo. El Espíritu no podía todavía volver a Dios que lo dio. Todavía Cristo no nos había dado el Espíritu o vida que estaba escondido en él después que fuimos destituidos de la gloria en que estábamos con él, eso ocurrió finalmente en el año 70 cuando la ley o antiguo pacto que le daba poder al pecado, fue finalizado por Cristo para siempre, 1 a los Corintios 15:56. Recuerda amado Cristo es el fin de la ley, Romanos 10:4.

Recuerdas el ejemplo de 1 a los Corintios 5:5. El hermano del problema, sin entrar en su nombre porque el apóstol estaba enseñando a que juzguemos considerándonos a nosotros mismos aunque sabemos de quien hablaba, fue ordenado a entregarlo en la carne (el alma) a Satanás que era esa naturaleza para destrucción, porque el Espíritu era salvo en Cristo en su venida, lo cual ya ocurrió en el año 70.

En los versos 10 y 11 de Job 10, el hermano Job pasa a describir como fuimos vestidos del cuerpo físico, la sangre que no heredó en el reino de Dios según nos revela el apóstol Pablo en 1 a los Corintios 15:50. Esa es la piel con la cual fue vestido Adán, lo cual nos es informado en Génesis 3:21. Pero lo más importante lo mencionan los versos 12 y 13 de Job 10 donde dice: Vida y misericordia me concediste, y tu cuidado guardó mi Espíritu. Estas cosas tienes guardadas en tu corazón; Yo sé que están cerca de ti.

Fíjate bien bendecido, hasta que no se cumplió la última fiesta espiritual para darle apertura al nuevo pacto, la fiesta de los Tabernáculos, nuestro Espíritu estaba guardado con Cristo en Dios como te revela el apóstol en Colosenses 3:3. Hasta ese momento todos estábamos salvados o justificados o reconciliados o glorificados o resucitados, etc. solamente en esperanza o posición en Cristo, donde estaba guardada nuestra vida eterna o Espíritu. El Espíritu lo recibimos en herencia a partir del año 70, después que Cristo vino sin relación con el pecado, Hebreos 9:28 al ponerle fin a la ley, Romanos 10:4, pero es solamente para todo el que cree en el poder del evangelio de la gracia para justicia como revela el apóstol Pablo en Romanos 1:16.

Ese es el poder del evangelio que te revela todos los misterios de Dios según le fueron revelados al apóstol Pablo por medio del Consolador Jesús Cristo que vivía en Pablo, Gálatas 2:20. Es pues necesario que así como reinó (verbo en tiempo pasado) el pecado para muerte, que reine (en este caso el verbo está en tiempo presente perfecto) en vida la gracia para justicia. Ahora, es menester para reinar en vida, confesar las buenas obras preparadas de antemano por fe consumada, lo que significa declarar que ya todo está realizado por el Señor desde el año 70 en adelante cuando echó a la esclava (la ley) y su hijo (la Jerusalén de abajo) que fueron destruidos delante de Dios ambos en el año 70. Por eso es que declaro que ya estás resucitado en posesión.

Resucitado significa volver a la vida, fuimos muertos a la vida espiritual de comunión o paz con Dios por causa de participar de la naturaleza del primer Adán, Romanos 3:23; y fuimos reconciliados o volvimos a la vida espiritual, 2 a los Corintios 5:18-19. Volvimos de nuevo a la vida espiritual que estuvo siempre guardada con Cristo en Dios, como revela Colosenses 3:3.

Amado, cuando el apóstol Pablo revela que fuimos hechos perfectos con una sola ofrenda, no está simplemente hablando de que tu Espíritu fue hecho perfecto el día de la cruz. El apóstol  Pablo nos está revelando que con una sola ofrenda Cristo cumplió o completó todas las cosas de su propósito eterno. Que fuimos reconciliados, es lo mismo que ser justificados, que es lo mismo que ser salvados, que es lo mismo que ser resucitados, etc. Eso es lo que establece Hebreos 10:14 con la palabra griega tetleíoken, que es traducida al español: ha perfeccionado. Esa misma palabra en traducida como consumador, en Hebreos 12:2 refiriéndose a Cristo como consumador de la fe. También se traduce maduro en Hebreos 5:14 y 6:1, al igual que en Filipenses 3:15. Por tanto es una palabra que describe un proceso que llega un día a lo completo.

Ese solo sacrificio fue suficiente para cumplir con todas las cosas que demandaba la ley y los profetas, pero cada cosa en su orden, hasta que entráramos en posesión de la herencia: recibir el Espíritu aún morando temporalmente en este tabernáculo o vestidura temporera, donde está enterrado el cuerpo de debilidad, el alma o naturaleza del viejo Adán, para que el poder de Dios sea hecho manifiesto, como le recordó el Señor Jesús Cristo al apóstol Pablo y nos revela 2 a los Corintios 12:9 que dice: Y me ha dicho: Bástate la gracia de mí; porque el poder en debilidad se perfecciona. Esa es la razón por la que el apóstol Pablo no consuela diciéndonos en el verso [10] lo siguiente: Por lo cual me complazco en debilidades, en insultos, en necesidades, en persecuciones y dificultades, en pro de Cristo; porque cuando soy débil, entonces poderoso soy.

Recuerda amado, aunque  Cristo fue  crucificado en debilidad en su tabernáculo de carne o imagen terrenal Jesús, Cristo vive por el poder de Dios, 2 a los Corintios 13:4, no conforme a la ley o antiguo pacto que era un ministerio de muerte, 2 a los Corintios 3:7; ni conforme al sacerdocio de la ley del mandamiento acerca de la descendencia por la carne, sino según el poder de una vida indisoluble o indestructible, Hebreos 7:16

Sobreedificando sobre el fundamento de Pablo nuestro apóstol puedo decirte que Cristo no fue quien murió en la Cruz, porque Cristo es el Espíritu Eterno mediante el cual Jesús fue ofrecido por nosotros. Cristo como lo figura Melquisedec Hebreos 7:1, primero Rey de Justicia y luego Rey de Paz, es sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida. Cristo por tanto, es todo lo contrario de Jesús, que vino conforme a la ley o antiguo pacto y nacido de mujer, carta a los Gálatas 4:4. Es decir, que Jesús tuvo principio en Belén y fin en la cruz del calvario, por eso es que el apóstol Pablo te revela que si a Cristo lo hubieras conocido en la carne, ya no le puedes conocer así, 2da carta a los Corintios 5:16.

Jesús murió para pagar nuestro pagaré que dictaba que el pago de nuestra naturaleza de pecado recibida en el primer Adán era la muerte espiritual, la separación que sufrimos momentáneamente por causa del propósito de Dios hacernos participar de carne y sangre. Pero recuerda, ninguna de esas dos cosas no heredaron en el reino de Dios en el cual vivimos en el Espíritu, lees esa revelación del apóstol Pablo en 1 a los Corintios 15:50.

Amado bendecido, sé que hay muchas enseñanzas correctas en Creciendo en Gracia, pero esta enseñanza o sobre-edificación de Hebreos 10:14 que tú recibiste de Creciendo en Gracia (CEG), es otro de  algunos de los materiales de paja, madera y hojarasca que ha enseñado ese ministerio.

Por eso es que no han podido ver la resurrección, la segunda venida de Cristo, el verdadero fin de la ley, el cumplimiento de cada cosa profetizada por la ley y los profetas, cosas ya todas ocurridas y cumplidas al momento del cierre de la ley o antiguo pacto.

Por eso el ministerio CEG por medio de su sobreedificador José Luis de Jesús enseña erróneamente que no conocer a los hermanos en la carne consiste en no visitarlos en sus casas, para no conocer como es su casa, como está arreglada, etc., como escuchó en una cinta de cassette un hermano que ahora se congrega en este ministerio. No conocer a nadie de aquí en adelante así como ni siquiera a Cristo en la carne como revela Pablo nuestro apóstol en 2 a los Corintios 5:16 antes citado, es no conocer a los hermanos conforme a la ley y al evangelio de la circuncisión.

Por eso, aunque ahora no lo quieran admitir, fracasaron profetizando la segunda venida de Cristo ya ocurrida, porque desconocen que la profecía terminó en el año 70 con el fin de la ley. Desconoce que ya Cristo vino en el año 70. Desconoce que nunca habrá transformación del cuerpo físico en un cuerpo glorificado, doctrina desconocida en la revelación dada por el apóstol Pablo. Ha creído la misma fábula enseñada por las sectas evangélicas. Enseñó erróneamente que la segunda venida de Cristo iba a ocurrir en el año 2000 a los supuestos 14 años de existencia del ministerio CEG. Un año por cada una de las supuestas 14 epístolas del apóstol Pablo, según lo escuchó un hermano que antes estuvo en ese ministerio. Como viste, el mismo apóstol Pablo te enseña en Colosenses 4:16 que hay otra carta adicional, la número 15, la que le escribió a la iglesia de Laodicea, cosa que debía conocer aún cuando no la tuviera en sus manos.

Si amado, nuestro problema de acuerdo al propósito de nuestro Padre Eterno Jesús Cristo, es que él guardó nuestra vida o Espíritu por su misericordia y  su grande  amor, pero amor agápe, para que nosotros participáramos conforme a su propósito del proyecto carne y sangre en esta dimensión terrenal. Pero lo maravilloso es que nos volvió a la gloria espiritual en que estábamos antes de los tiempos de los siglos por su gracia, aún cuando aparentemos vivir en un cuerpo de humillación, en esta naturaleza débil durante nuestra peregrinación en este planeta.

Gracia y paz sea de nuestro Padre Eterno y Señor, Jesús Cristo.

 

RETORNAR A LISTA DE ESTUDIOS


 

 

MINISTERIO RECONCILIACIÓN EVANGELIO DE LA GRACIA - (MREG)

 

  P.O. BOX 140452 

 ARECIBO, PR 00614-0452 [TEL. (787) 466-1783]

 evangeliodelagracia@hotmail.com